MOZART Y BARTÓK RESUENA CON CAMERATA DE COAHUILA

Una noche mágica fue la que se vivió en el Teatro Isauro Martínez la noche del viernes  bajo la dirección del Mtro. Ramón Shade, Camerata de Coahuila presentó su séptimo concierto de la temporada Otoño Invierno 2021, con obras de los compositores Wolfgang Amadeus Mozart y Béla Bartók.

En el séptimo conciertos se ejecutarán las obras: Serenata No.9 en Re Mayor K.320 “Posthorn” del compositor Wolfgang Amadeus Mozart y Danzas Rumanas del compositor Béla Bartók

En medio de esta crisis Mozart escribió su Serenata No.9 en Re Mayor K.320 “Posthorn”, también conocida como “Serenata del postillón” por el uso que hace el compositor, en el segundo trío del segundo Minuetto, de un corno de posta (es decir del típico corno utilizado por los carteros de la época para anunciar su llegada). La obra, en cuyo manuscrito aparece la fecha correspondiente al 3 de agosto de 1779, fue compuesta para ser ejecutada con motivo de una ceremonia en la Universidad de Salzburgo, y es la última de las grandes serenatas solemnes que Mozart escribirá en esa ciudad, y la última también de las serenatas escritas en un estilo que apunta hacia el pasado.

Béla Bartók fue un hombre muy apegado a su país y mantuvo un desbordante interés no sólo por la música tradicional, sino también para la de los países europeos en general. Las Danzas Rumanas son un verdadero testimonio de su obra.

Las Danzas Rumanas fueron compuestas en 1915, se trata de arreglos para siete melodías instrumentales que Bartók recopiló entre 1910 y 1912 en localidades rumanas, las que servían mejor a las intenciones del compositor por su diversidad tímbrica y variedad. Las melodías son prácticamente las de la fuente original, las que Bartók elaboró escasamente pues su intención no era otra que su transformación en pequeñas miniaturas cuya duración no sobrepasara el minuto. Para ello, Bartók se preocupó de estipular en la partitura la duración exacta que debía tener cada una.